La pesca del día

Estamos casi finalizando el primer trimestre del año 2018 y escucho con frecuencia  que “la cosa ‘ta dura” mientras hacemos malabares para llegar al número, pero cuando tiramos la red, nos puede caer de todo. Ahí es donde decides qué te llevas a la mesa y qué es mejor devolver al mar. Este fenómeno no es nuevo y pienso que, para un asalariado como lo era yo antes, es más difícil identificar cuándo hay una temporada buena o mala; pero para un idependiente, estos cambios suelen tocar hasta las fibras más delgadas de su lista de supermercado.

En la empresa donde trabajaba, el día a día seguía una rutina poco variable; ya teníamos un estimado bastante acertado de cuánto se iba a facturar, y si el volumen de trabajo era menor, entonces se programaban viajes de trabajo o vacaciones. Lo cierto es que yo siempre recibía mi cheque al final del mes, hiciera más o menos trabajo.

LaPescaDelDia-2

Ahora que llevo una vida independiente y he experimentado las fluctuaciones a lo largo del año, puedo decir con toda seguridad cuándo es temporada alta o baja para mí. Es como en la pesca; hay temporadas en las que no se consiguen tantos peces como en otras, hay vedas de “camarón” cuando no cae nada, pero hay veces que son tantos, ¡que las redes no aguantan con todo!

Me gusta esta analogía porque en la vida independiente suele suceder así. Hay temporadas en las que la pesca del día es muy buena, los clientes se acercan para encargar trabajos o se interesan en alguna de tus piezas de arte. Hay épocas como el primer cuatrimestre del año, donde es común ver todo tipo de actividades al aire libre, muchas de ellas culturales, que te dan la oportunidad de exponer y vender.

En mi caso, suelo recibir encargos en mayor volumen a principios y finales de año. Algunas veces me llegan varios proyectos muy buenos en la misma semana, y como no puedo darme el lujo de “escoger”, trato de organizar lo mejor que pueda el tiempo para que no se me escape ni un solo pescado.

LaPescaDelDia-3

En ese sentido, la experiencia me ha ido mostrando que por muy buenos que parezcan los proyectos, puedes cometer un grave error al asumir más responsabilidades de las que puedes; como dice el refrán “el que mucho abarca, poco aprieta” (¿por qué nunca prestamos atención a esos viejos y sabios consejos?) así que cuando es temporada alta de pesca, procuro tomar en cuenta lo siguiente:

Establecer prioridades. En los meses de temporada alta (ya los conoces), tu red va a atrapar todo tipo de peces (encargos), regularmente para entregar en cortos periodos de tiempo o con carácter de “urgencia” y dependerá de tu habilidad poder cumplir con las fechas de entrega. Pero ¿cómo se pueden manejar varios proyectos a la vez con fechas de entregas similares? Es muy complicado y corres el riesgo de quedar mal con uno por cumplir muy bien con el otro. Yo recomiendo negociar fechas de entrega con los clientes y agruparlos lo mejor posible según complejidad. Si estoy pintando un mural por ejemplo, no hago otra cosa durante ese tiempo, porque sé que el esfuerzo que debo emplear en pintar todo un día es mucho, pero si estoy creando un logo o una ilustración, es más sencillo repartir el día incluyendo más de una actividad.

Saber seleccionar proyectos. ¡Lo sé! No es nada fácil, pero luego de trabajar con varios clientes, es más facil identificar proyectos con los que quieres quedarte y proyectos que debes dejar pasar; como diría mi profesor de diseño “aprendes a desarrollar ese olfato”. Soy de los que piensa en calidad antes que cantidad, y es por eso que recomiendo entrevistarse con el cliente, escuchar sus necesidades y ser honesto con él o ella, en cuanto a los términos y condiciones, especialmente con los tiempos de entrega.

Calendarizar todo. Cuando me refiero a calendarizar todo, me refiero a ¡todo! La herramienta que más me gusta utilizar para organizarme es el iCalendar (por sencillo que parezca), pero no quiero entrar mucho en este detalle, porque cada quien tiene su metodología; aquí lo importante no es qué herramienta es más sofisticada, sino cuál funciona mejor para ti. En mi caso, el calendario está sincronizado con mi smart phone, puedo programar tiempos de traslado cuando tengo visitas, asignar colores por tipo de actividad, en fin, en este calendario programo incluso las idas al cine, porque seamos honestos, la semana es de locos y no tenemos a nadie al lado recordándonos que también tenemos vida propia.

Descansar y alimentarse bien. ¿Por qué siempre dejamos nuestro bienestar de último en la lista de actividades? Hay proyectos que exigen más que otros y también me ha pasado que le doy la vuelta al reloj, pero cuando empiezo a sentir malestares como alergias, dolor de estómago o de cabeza, mi cuerpo me está alertando que es demasiado peso el que estoy cargando. En ese sentido, me organizo lo mejor posible para preparar mi comida en casa, soy estricto con mis horarios de descanso, no contesto mensajes de trabajo después de las 7:00 PM y la hora para irme a dormir es SAGRADA. La matemática es sencilla, si te enfermas, no puedes trabajar, y si no trabajas, no puedes facturar.

¡Ahorrar! Creo que para mí, esta es la tarea que requiere mayor esfuerzo. Cuando llega este super proyecto que va a llenar tu bote con pescado hasta rebosar, es cuando aparecen todos los antojos, ofertas y promociones que no quieres dejar pasar. Te repites varias veces: Trabajo tan duro y me merezco ese smart phone de última generación, pero ¿adivina qué? Va a llegar un momento del año en el que la marea va a estar muy baja y no vas a pescar mucho. Ahí es donde los ahorros juegan un papel super importante, porque te van a ayudar a sostenerte cuando las ventas no anden muy bien. Un amigo contador me recomendó tener un “colchón” o respaldo económico de al menos 3 meses de gastos cubiertos, lo cual me parece aceptable, mientras buscas la manera de generar más ingresos.

LaPescaDelDia-1

Una última recomendación, es que no tengas miedo de cobrar justo por tu trabajo. Estamos viviendo en un mundo muy competitivo y me entristece mucho ver como hay ilustradores y diseñadores, que prácticamente regalan su trabajo para ganarse al cliente, sin tomar en cuenta el daño que hacen a la comunidad de profesionales que se esmeran por hacer un trabajo de primera línea e invierten mucho dinero en herramientas de punta o preparación académica constante.

A estos colegas les digo, que nos unamos como profesionales para el bienestar de todos y seamos coherentes con los precios que establecemos; ustedes también tienen derecho a cobrar bien por su trabajo y no iniciar una guerra de precios.

A los que nos esforzamos por presentar resultados de alto nivel, les digo que no desmejoremos el servicio y mantengámonos firmes. El trabajo bien hecho habla más de nosotros que una promoción 2×1.

A nuestros queridos clientes les digo, confíen en nosotros y no nos vean solamente como “el que hace los banners”, sino como un aliado creativo con quien pueden contar para lograr campañas de alto impacto.

Sin más que agregar, ¡les deseo a todos una buena pesca!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s