El espacio creativo.

El espacio de trabajo regularmente se ve caótico. Entre documentos, tazas de café, lapiceros, la computadora y los calendarios que nos regalan los proveedores, es el último lugar que queremos ver; pero ¿qué tal si convertimos aquel caos en nuestro lugar favorito?

Antes de yo empezar a trabajar como “freelance” luchaba todo el tiempo para que mi escritorio estuviera limpio y ordenado (aplicando la filosofía de 5S) pero cuando llegaba a mi casa, que regularmente era de noche, encendía el televisor y luego me iba a dormir. Los sábados en la mañana, con la luz del día, podía ver aquel apocalipsis de desorden en mi espacio, es decir el lugar donde vivo. Me tomaba horas poner todo en orden.

Cuando finalmente tomé la decisión de empezar por mi propia cuenta, pensé mucho en alquilar una oficina o espacios de coworking, pero también pensaba en convertir mi casa en mi estudio de trabajo. Sí, aquel lugar de desorden apocalíptico.

Untitled-1

Sin preocuparme demasiado, empecé a reacomodar algunas cosas, sacar algunas sillas, convertir el comedor en escritorio e instalar algunos tableros de corcho en la pared. No parecía muy complicado, pero algo no funcionaba. Aunque tenía todo ordenado y tenía espacio suficiente en la mesa para colocar todas mis carpetas y muestras, no sentía que la magia fluía. Pensé entonces que tal vez si frecuentaba otro lugar, las ideas fluirían de manera natural, así que como me fascina el café, visitaba cafeterías con grandes mesas, música tranquila y wifi gratis (por supuesto).

Al regresar a casa, traía la libreta llena de ideas y me preguntaba por qué en casa, trabajando con la misma metodología, no obtenía los mismos resultados. Fue cuando miré a mi alrededor y me di cuenta que aquella cueva no se parecía en nada a las cafeterías que yo visitaba. Las paredes eran blancas, el sillón forrado con cuero sintético se estaba cayendo a pedazos y los cuadros sin colgar, acumulaban más polvo que valor.

Fue así como llegué a la conclusión de que mi espacio de trabajo, tenía que ser un lugar donde me gustara estar, un espacio donde la creatividad fluyera naturalmente. Quería tener cerca todas esas cosas que me inspiran y me ayudan a crear.

EspacioCreativo-6

Compré algunas revistas de decoración para tomar algunas ideas, pero aquellos espacios de ensueño estaban años luz de mi presupuesto, así que archivé las revistas y empecé yo mismo a crear mi espacio, rodeándome de cosas que cumplieran dos funciones principales: que fueran útiles y que comunicaran mi personalidad. ¿Y cómo se logra eso? Pues mientras les explico les hago el tour.

Lo primero que hice fue elegir un color para las paredes. Mi amiga Alina Carrasco cuyo proyecto Alcalina Studio diseña espacios de bienestar, me dio algunos consejos para empezar con la decoración. En el caso de las paredes, yo me inclinaba por el color rojo, porque me transmitía energía, pero pintarlas todas de rojo, era mucha tensión para mí, entonces Alina me recomendó solo pintar algunas paredes haciendo un sencillo ejercicio de mirar la casa de forma panorámica. Esto me ayudó a encontrar los focos donde quería poner más atención y por ende, pintar de rojo.

También retapizamos el sofácama de cuero sintético (el que se estaba cayendo y estuve a punto de tirar) con un tapiz de colores semi impermeable, que ocupa casi nada de espacio y aporta al “feeling” acogedor pero profesional que estaba buscando.

Luego saqué algunos posters y afiches que me gustaban mucho por su composición y decidí que era momento de darles nueva vida. Para esto, me fui a mi taller de enmarcados preferido en todo Panamá, Expoarte Galería (detrás del Banco General de Vía Porras). Allí, Don Fabio y Carlitos, no solo me dieron el mejor precio y servicio, sino la mejor orientación con respecto al tipo de marco que le favorecía a mis piezas.

EspacioCreativo-4

Como no quería llenar de agujeros todas las paredes, me fui a Deco Express a buscar algunos accesorios y muebles de Ikea que ellos distribuyen. En especial me gustaron unas repisas con forma de cuenca, para recostar cuadros. Esto no solo me permitía aliviar el problema de agujerar las paredes, sino que me dejaba mover los cuadros a mi antojo y jugar con las composiciones.

Allí también conseguí un carrito para guardar materiales, que es como mi R2D2. Me sigue a todas partes dentro de la casa y es el mueble donde guardo absolutamente todos mis materiales de arte y oficina. Ellos también tienen muebles pequeños y funcionales pensados para espacios pequeños y eso, ¡es lo que más me gusta de ese lugar!

EspacioCreativo-2

En cuanto a los libros, ubiqué solamente los que me interesan, en una repisa al lado de mi escritorio. Debo confesarles que era acumulador de libros y llegó un punto que no sabía que hacer con tantos, entonces después de leer el libro de Marie Kondo (del que he hablado en otras ocasiones) pude finalmente quedarme con los que de verdad valen la pena y me provoca leer varias veces.

Finalmente coloqué mi tablero de corcho justo detrás de mí, para poder tener vista fácil al voltear mientras estoy en mi escritorio. En este tablero, que es mi pinterest real, armo mis mapas creativos y pego notas con ideas o recortes de revistas/periódicos que sean útiles.

Además de todas estas cosas, también quise darle a mi espacio un toque divertido y acogedor, decorando un poco con aquellos objetos que me traen buenos recuerdos, sobre todo de mi niñez, como este avión de M&M (que de hecho es un dispensador de chocolates) y con plantas, ya que le aportan un clima totalmente distinto a los espacios.

EspacioCreativo-3

Muchos lugares de trabajo están cambiando a estilos más acogedores. Ya no es raro encontrar recepciones que parecen la sala de una casa con pantallas gigantes, videojuegos, mesas de billar o ping pong ¡incluso columpios! Las oficinas de coworking son el mejor ejemplo y algo nos queda claro con esta tendencia; si eres feliz en tu espacio de trabajo y es un lugar donde te gusta estar, entonces serás más productivo.

En mi caso como creativo, busqué ayuda de expertos (tengo la dicha que varios de mis amigos se dedican a esto), que me orientaran en algunas nociones básicas, pero yo mismo logré con modestos recursos económicos, convertir mi espacio creativo en mi lugar favorito.

Espero que estos datos te hayan servido y te animes a hacer cambios a tu espacio de trabajo, sin temor a ser radical. Ya lo dijo Albert Einstein, si buscas resultados diferentes, haz las cosas de manera diferente.

EspacioCreativo-5

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.