Ilustradores en Off

Un día chateando con una amiga sobre ilustración, discutíamos temas puntuales como estilos que nos gustan y artistas que admiramos, pero llegó un punto en que la conversación era tan larga, que dijimos: ¿Y qué tal si nos encontramos para seguir la conversa en persona? Así nació Ilustradores en OFF.

Después de aquella conversación, pasó un buen rato antes realizar el evento. Pensabamos en cuál sería el mejor lugar para reunirnos y de pronto Gian (mi amiga) me dice: ¿Puedo invitar a alguien más? a lo que respondí: ¡Por supuesto que sí! de hecho la idea es que nos veamos la cara y podamos conversar de todo lo que no podemos compartir por redes sociales.

Esta idea me entusiasmó aún más y empecé a buscar sitios que fueran tranquilos para conversar, donde pudieras también tomar y comer algo. Yo paraba en cafés y miraba los espacios, el ambiente y el menú, buscando aquel lugar perfecto para la actividad, pero para mí ninguno era el adecuado. Entonces me dije: Jose (sin tílde porque me gusta que me llamen JOse), relájate y vete a cualquier lugar, total, lo que quieres es tener una charla amena y eso se puede lograr tanto en un Starbucks como en un Saquella.

Como Gian iba a invitar a unas amigas, yo pensé en invitar a alguien también; entonces me puse en contacto con Diana de La Madriguera del Topo y Cyndell la reina de los Doobatos, para hacerles la invitación. El asunto fue que conversamos tanto que de manera espontánea una dijo: ¡Yo consigo el lugar! y la otra dijo: ¡Yo hago el arte!. Abrimos una cuenta para hablarle a la gente (@ilustradoresenoff) y empezó el relajo.

El día citado fue el 21 de abril a las 2pm en Armónica Shop. Ese día yo estaba entrevistando voluntarios para Visualistmo en la mañana, para después teletransportarme hasta Vía Argentina donde sería el evento. Al llegar ya tenía invitados esperando. El local aun no abría así que empezamos el “parking” en la acera literalmente.

IEO-6

Me sorprendió la puntualidad de la gente, porque no pasaron muchos minutos cuando ya teníamos a un “crew” lo suficientemente grande como para empezar la actividad. Mientras lograba contactar a los encargados, uno de los pelaos dijo que nos movieramos a algún sitio alternativo mientras nos abrían. Yo estaba ya empezando a perder un poco la paciencia y quienes me conocen, saben lo difícil que es para mí flexibilizar los planes. Más de uno rápidamente notó mi estrés en el rostro.

¿Por qué les cuento todo esto? porque lo que pasó después fue algo que no me esperaba. Lo primero que pensé fue: Estos manes se van a ir, yo voy a quedar como un ridículo y mi evento se fue para la @#$%, pero en lugar de eso, todos, absolutamente todos, se lo tomaron de forma muy relajada. Me daban palmadas en la espalda y me decían: Jose traquilo, estas cosas pasan y nosotros estamos cool. En ese momento sentí el apoyo de una comunidad de colegas, que se identificó con la iniciativa y venía con toda la buena vibra del mundo. Yo en mi cabeza, (después de una cervecita y más tranquilo), pensaba que !como era posible que el evento era relajado, y que todo el mundo entendió eso menos yo!

IEO-2

Ya instalados en Armónica, lo siguiente que sucedió fue increíble. Las conversaciones que empezaron a darse en diferentes mesas, fue muy orgánica. Yo iba preparado con dinámicas rompehielo pensando en iniciar la conversación, pero no fue necesario.

En una de las mesas se hablaba de cómo ponerle precio a tu trabajo. Lo cool fue que los más experimentados, empezaron a compartir sus experiencias a los demás sin ningún tipo de prejuicio. Aquí no existía eso de “no te voy a revelar mis secretos para que no me copies” muy por el contrario, todos estabamos en sintonía de que el talento no se puede copiar y teníamos artistas de toda clase con diferentes estilos y proyectos. Más de uno jugó un rato con la tablet de Denise quien con mucho entusiasmo, nos hablaba de su herramienta favorita para dibujar “Procreate”.

IEO-4

También discutíamos de como hacer propuestas a nuestros clientes, y de los artistas desleales que se regalan y hacen daño a la comunidad de creativos. En este aspecto, me gustó mucho que se tuviera conciencia de este problema porque nos afecta a todos, y que existe un deseo de hacer algo al respecto, empezando por unirnos como comunidad.

En otra mesa se hablaba de colaboración. Fue una bocanada de aire fresco escuchar a la gente que lleva adelante proyectos sin fines de lucro, para ayudar a crear conciencia sobre la contaminación, la educación o la cultura de una ciudad rodeada de arte. Todas las ideas estaban orientadas a utilizar nuestro talento para cambiar el mundo, así fuera a punta de dibujitos.

En la otra esquina, conversabamos de viajes y nuestro contacto con el arte en otras regiones. Hablábamos mucho de otros artistas exitosos fuera de Panamá y sus modelos de negocio. Un comentario de uno de los panas que me dejó muy picado fue el hecho de que la ilustración en Panamá, en la mayoría de los casos, se busca para fines infantiles. Yo hice una pausa y en mi mente recorrí rápidamente mi portafolio, donde fácilmente encontré un par de proyectos orientados a niños. Esto me hizo click de inmediato y me hizo pensar en la calidad de trabajo por la cual debemos esforzarnos; y ojo, no estoy diciendo que el trabajo orientado a niños es malo, sino que tenemos la oportunidad de atender otras necesidades del mercado desde la ilustración.

IEO-5

Como suele pasarle a algunos, tu organizas la parranda, todo el mundo llega chaneao’ pero quedas recibiendo a los invitados en chancletas; pues así me pasó. Apenas si traía algunas tarjetas de presentación en la mochila, pero casi todos fueron preparados con calcomanías y fue tan cool ver como se comunicaban visualmente, a través de esta “herramienta de autopromoción” que ahora entiendo, que no puede faltar en ninguna de mis visitas.

Entre cervezas, picadas, libretas de dibujo y muchas pero muchas calcomanías, cerramos el evento con una partida de UNO que se convirtió casi en una batalla campal. Los aficionados a este juego, no pudieron ocultar su pasión por ganar, dando fuertes gritos de !UNO! mientras el resto trataba de aventajar con su mejor estrategia.

IEO-3

Mi expectativa con este evento no era grande. Para mí estaba bien que fueramos cuatro gatos conversando sobre cosas que nos interesan como artistas. La idea desde el principio, fue encontrar un espacio para conversar con amigos que no te vieran como un extraterrestre si les hablabas de Duchamp o de Banksy. Para mi grata sorpresa, tuvimos un “parking” donde el intercambio creativo se dio con un nivel de conversación muy maduro, sin dejar de relajarnos entre amigos y un par de pintas.

¿Qué les pareció? Yo sigo contento con todo lo que pasó y ya quiero ponerle fecha al siguiente evento. Me gustaría también escuchar sus opiniones y dejarles la puerta abierta para que propongan iniciativas. Llámenme, escríbanme, mándenme chats, DMs o lo que quieran y hablemos. Total, esto ya no es mío, ahora es de todos.

Ahoy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s