Creativo metódico

Recuerdo que en una charla de motivación a la que asistí, el expositor hacía la analogía de “ser como una palmera” con ser flexible cuando los planes no salen como los planeaste. Esta idea no conecta mucho conmigo, pues soy metódico hasta los huesos, pero como no todo es perfecto, ¡decidí convertirme en una palmera disciplinada!

En las últimas semanas he estado consumiendo mucho contenido sobre productividad y uso efectivo del tiempo. Es cierto que cuando una situación inesperada se presenta, uno necesita adaptarse a las circunstancias para poder avanzar, pero pienso que si hay algo que te permite ser palmera cuando lo necesitas, es tener el plan B, en otras palabras, ser una palmera ¡es el plan B!

Recuerdo que mi primer y segundo año como freelance, fueron algo caóticos y de mucho aprendizaje, pero en lo que avanzaba tuve más claridad de lo que estaba haciendo; encontré a los mentores indicados que pudieran darme las luces que yo necesitaba como ilustrador independiente y esto fue clave.

CreativoMetodico-1

Estos mentores cuyas historias de superación me inspiraban, trazaban una línea en común en su forma de trabajar, la disciplina. Así es; ese era su gran secreto y no estoy hablando de sentarse a dibujar todos los días religiosamente en un escritorio para sacar el trabajo, me refiero a organizar todas sus actividades con exhaustivo seguimiento utilizando metodologías empresariales, filosofías de uso efectivo del tiempo y muchos otros métodos que hoy día se usan en el mundo corporativo.

La literatura relacionada a este tema es enorme, pero hoy te quiero compartir algunas de las prácticas que he aprendido en el camino, y me han permitido organizar mejor mi trabajo, sin matar la creatividad:

1. La jornada de trabajo inicia a las 8:00 a.m. y termina a las 5:00 p.m.
Para algunos empezará más tarde o terminará más temprano, pero en esencia, es sumamente importante que exista tiempo para trabajar y tiempo para descansar. Eso de que el freelance no tiene horarios, ¡ya es una leyenda urbana para mí!

2. El calendario de actividades es mi BFF.
Calendario, agenda, libreta de apuntes, rotafolio, app o como quieras llamarlo. Este lugar donde escribes lo que debes hacer con día y hora, no es para pegarle tags de colores, es para que lo revises y lo revises y lo revises. Un tip que aprendí de Lisa Congdon, es que debes agendar actividades de lunes a miércoles; el jueves y viernes quedan libres por si alguna de las primeras actividades se extendió o debió moverse.

3. Las hojas de cálculo son mi mejor asistente personal.
Las hojas de excel pueden llegar a ser tan monstruosas como te las quieras imaginar, pero son la mejor herramienta para llevar control de lo que haces. Yo las utilizo primero para llevar control de todos mis pagos, gastos, reportes de ventas, formularios, presupuestos, etc. y segundo, para dar seguimiento a mis proyectos en lo que se conoce como “workflow” o flujo de trabajo. Esto al igual que el calendario, merece mi atención todos los días 1 o 2 veces.

4. Las salsas pomodoro son mis favoritas.
Seguramente has escuchado de la técnica pomodoro que consiste en hacer tareas por espacios cortos de tiempo (regularmente 30 min) sin interrupción alguna. El inventor fue Francesco Cirillo en 1980 y lo llamó pomodoro (tomate en italiano) porque él usaba un medidor de tiempo de cocina en forma de tomate, mientras estudiaba en la universidad.

5. ¡Bloquea!
¿Estás familiarizado con el término procrastinación? Creo que he escuchado esta palabra más veces que Beyoncé o Kardashian. Todo el mundo le tiene miedo a este cuco que se apodera de ti en tu momento más productivo del día. Pues bien, existe el “time blocking” o bloqueo de tiempo, que va casado al punto anterior; esto significa que mientras estás trabajando en tu tarea específica, no recibes ni haces llamadas, no miras el celular para ver quién te comentó en redes sociales, cierras youtube y haces tu mejor esfuerzo por terminar la tarea. Esta es la más difícil de todas (para mí aún lo es) ¡pero se siente tan bien cuando lo logras!

CreativoMetodico-2

6. Días de diligencias, días en el estudio.
Separar días de la semana para hacer diligencias en la calle y días para trabajar sin pausa en casa, es lo mejor que he podido hacer para organizar mi trabajo. Regularmente cuando hago citas con clientes, yo propongo el día, lugar y hora, y lo hago coincidir con otras tareas como ir al banco, comprar materiales, visitar sitios de interés para mis trabajos de investigación, etc. Los días que estoy en mi estudio, empiezo muy temprano y trabajo todo el día con una lista de tareas bien estructurada.

7. Actualizo mis canales de comunicación.
En el caso de las redes sociales, programo mis publicaciones y hago el mejor esfuerzo por escribir de antemano lo que lees al pie de mis fotos. Las redes no son mi pasatiempo, son herramientas que me permiten comunicarme mejor con mis clientes y explicarles lo que hago.
En cuanto a mi página web, cada vez que termino un proyecto que merece exposición, me tomo el tiempo necesario para ponerlo bonito y colgarlo en mi portafolio. De la misma forma, programo mis publicaciones en este blog, y reviso a través de las estadísticas de la página, de donde vienen los “clicks” para prestar más atención a esos canales.

8. Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar.
Ya lo he mencionado antes, hay gente que dice que se entiende en su desorden. Para mí eso no existe; me cuesta demasiado creer que alguien que tiene su escritorio desornedado, puede rendir más que una persona que mantiene el orden. Esto aplica tanto física como virtualmente. Tener orden en tu espacio de trabajo, te deja ver con más claridad lo que tienes que hacer.

9. El espacio de trabajo es mi santuario creativo.
El lugar donde trabajas, tiene que ser un lugar donde te guste estar, por eso para mí es muy importante que ese espacio, me inspire y me llene de energía. No se trata de llenar las repisas con juguetes y colgar posters con mensajes de motivación en las paredes, se trata de que todo lo que hay dentro de ese espacio, sea funcional y te ayude a fluir creativamente. Ve a este link donde hablo mucho más de este tema.

10. Me voy de fiesta.
Así como lo oyes. Estoy muy pendiente de todos los eventos y actividades que tienen que ver con la comunidad de creativos. Antes solía ir a eventos donde había montones de emprendedores como yo, hablando de las apps que estaban desarrollando y me parecen interesantes, pero cuando voy a eventos artísticos, siento más productivas las conversaciones con personas que hacen lo mismo que yo, y se enfrentan a los mismos obstáculos. Además, en estos eventos ¡siempre te ofrecen una copita de cortesía!

¡Wow, este artículo estuvo muy nutrido¡, espero que todos los tips que te he compartido te inspiren de alguna manera, para que organices mejor tu trabajo y te animes a adoptar un estilo más disciplinado. Nunca es fácil al inicio; pero es posible lograrlo, porque los creativos que son metódicos, ¡son los que facturan más!.

Ahoy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.