Vivir al límite.

Hace poco tuve una cita médica y durante la entrevista inicial, el doctor me preguntó a qué me dedicaba. —Soy ilustrador, diseñador gráfico y hago trabajos artísticos— le respondí. Luego me dijo —¡Ah! eres artista, entonces vives al límite—. Yo me sonreí y contesté —Pues sí…vivo al límite—

Mi doctor no se refería precisamente a llevar una vida de aventura extrema, sino de vivir con presupuestos muy ajustados. El artista muchas veces anda “raspando la paila” (o buscando hasta el último centavo para pagar las deudas) y puede ser que no se pueda dar algunos lujos que quisiera, aunque seamos sinceros, lujo suena como vivir en las Islas Canarias, y acompañar las comidas con Chandon todos los días. Si lo has logrado, ¡quisiera conocerte!

VivirAlLimite-Blog_01

Una vez leí un capítulo del libro ¿Cómo nacen los objetos? de Bruno Munari, donde hablaba del lujo, refiriéndose a este como —la manifestación de la riqueza incivil que quiere impresionar a quien se ha quedado pobre— también señala que —el lujo es una necesidad para mucha gente que quiere tener una sensación de dominio sobre los demás— El punto aquí no es malsinar al lujo, sino resaltar el hecho de que también se puede vivir bien sin excesos.

Cuando empecé en esta aventura de hacer arte y diseño, una cosa sí tenía clara, no iba a poder seguir sosteniendo el estilo de vida que llevaba, pero tampoco iba a restringirme de las cosas que me gustan, ni descuidar mi apariencia o mi salud.

Lo que yo quería encontrar, era un balance entre lo que necesito y lo que me gusta. ¡Alcanzar este nivel es muy difícil! yo todavía sigo ajustando cosas, y poco a poco he logrado reorientar mis gastos para eliminar lo que no necesito, e invertir en aquellas que cumplen mis expectativas. ¿Te cuento algunos de mis métodos?

Presupuestar ¡Por supuesto!

Esta palabra apareció en mi vida cuando quise comprar mi primera radiograbadora con CD Player integrado (que en paz descanse) y desde luego, un CD para usarlo. Recuerdo que ese CD fue de Alanis Morissette. Sabía que para comprarlo, tenía que ahorrar estableciéndome una meta y lo hice mes a mes. Yo escuchaba a Alanis en la radio y me decía: ¡Ya falta poco Jose, sigue ahorrando!

Lo mismo hago hoy en día. Estoy muy claro con el número que debo lograr por mes para estar tranquilo. Eso incluye gastos fijos y variables, gastos personales, transporte, materiales de arte, seguros, ahorros, etc. Todo absolutamente todo está en mi presupuesto.

Tip: Haz tu mejor esfuerzo por tener dinero para cubrir al menos 3 meses de gastos en una cuenta que ni tu mismo te acuerdes que existe.

VivirAlLimite-Blog_02

Stalkear tus gastos.

Con el mismo nivel de interés con el que investigo a algún personaje por redes sociales, me meto en mis gastos. Llevar el control de las finanzas es extremadamente aburrido para algunos (en especial para los artistas), sin embargo, tener conciencia de cuánto gastas, es el primer paso para no dejar ir el dinero en cosas innecesarias.

Yo además de ir registrando mis facturas para la declaración de renta mes a mes (no lo dejen para final de año ¡no hay pero que valga!), registro también cuánto me gasto a nivel personal. Si saqué $20.00 del ATM, lo registro en mi cuadrito de excel en un renglón que dice “gastos personales” que sumado a mis otras deudas, va restando de mi saldo disponible.

Lo cool de esto es que cuando lo logras ver mes a mes, te das cuenta qué es lo que te está saboteando y puedes atacar ese gasto para el siguiente mes.

Tip: Tener visibilidad de gastos y dinero disponible en un mismo lugar, te hace pensar dos veces antes de gastar, a que si solo vieras el disponible de tu cuenta.

Comprar a tu medida.

Ojo que no esto diciendo restringirte de cosas que necesitas, sino comprar justo lo que necesitas. Esto puede ser desde algo sencillo como no comprar otra camiseta más, hasta reducir la cantidad de canales de tu plan de cable.

En mi caso, empecé poco a poco y he tomado decisiones super radicales como no pagar por plan de data, sino conectarme del wi-fi de la ciudad (en Panamá tienes wi-fi hasta en las paradas de bus). Uso el metro o camino, obsequio cosas hechas por mí (que le da un valor aún mayor al obsequio) y siempre pienso en la funcionalidad antes que la estética cuando compro muebles.

Tip: Programo las visitas al Mall 1 o 2 veces al mes con lista de lo que quiero en mano. El famoso “window shopping” es la peor tentación que existe contra tu bolsillo.

VivirAlLimite-Blog_03

Ser pobre glamorosamente.

No me refiero a andar oloroso a Bvlgari, pero con la suela del zapato rota; me refiero a saber vivir con lo poco sin perder el estilo.

Me gusta comprar prendas de vestir originales y clásicas. Antes vestía muy a la moda y no me pesaba la mano pagar por un par de jeans Diesel, pero cuando empecé a probar otras marcas que también me hacían lucir bien, ese mismo dinero me alcanzaba para una buena camisa y un par de zapatillas.

En cuanto a la comida, soy fan de las recetas fáciles, rápidas y diferentes. Evito el “fast food” y estoy pendiente de blogs como el de Alex Te Cuenta, que tiene recetas super prácticas y originales, además de buenas recomendaciones de sitios para ir a comer.

El “lifestyle” es un término que involucra demasiadas cosas, entre ellas, gastar mucho dinero para sostener un estilo de vida sofisticado. Para mí, “lifestyle” es ser uno mismo, y créeme, ser auténtico ya es bastante sofisticado.

Advertencia: No sacrifiques cosas buenas por ahorrarte un par de centavos. Yo busco al mejor barbero para que me deje “sharp” y compro zapatos de buen material para no dejar la suela tirada por ahí. Si sé que lo vale, invierto en eso.

No te regales.

Este tema lo he tocado anteriormente cuando hablo sobre el valor de tu trabajo y aunque no es un tip para ahorrar, es un elemento que causa impacto directo en tus ingresos. Uno quiere andar vestido de Oscar De La Renta, pero vende su trabajo por 4 dólares. Esto no es congruente.

Si trabajas duro, estás invirtiendo en tu educación y siempre das lo mejor por presentar un trabajo de calidad, no tengas miedo a cobrar justo por tu trabajo. Nunca pienses que lo haces por darte lujos, sino por darte la calidad de vida que mereces.

Tip: Si cobras barato, encontrarás clientes que consumen barato y estos te recomendarán con otros clientes iguales. Si cobras lo justo, encontrarás clientes que valoren tu trabajo y estos te recomendarán con otros clientes que también lo harán. 

¿Qué te ha parecido? Tener lujos no nos hace vivir mejor; valorar lo que tenemos y saber como disfrutarlo, nos hace vivir al límite.

Ahoy.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.