Vuelto un 8

Este blog nació de un proyecto que titulé “10am en calzoncillos” y básicamente lo que hace es resumir mi jornada de trabajo profesional como ilustrador. Me alegra decir “profesional” porque trabajo ahora con métodos muy sistemáticos y con clientes más grandes, pero esa palabra trae consigo una gran responsabilidad sobre los hombros.

Hoy te quiero compartir cómo se ve un día normal de trabajo y las herramientas que utilizo para cumplir con la agenda de la forma más productiva posible.

Hay 3 herramientas importantes que son mi guía durante la jornada de trabajo:

  1. El “Workflow”: Este cuadrito de excel es donde llevo seguimiento de cada proyecto que llega a mi escritorio, sea grande o pequeño. Ahí escribo de que trata la tarea a realizar, qué cosas tengo que entregar y cuando.
  2. El “Rolling To-Do List”: Les será más familiar escuchar “To-Do List” pero ¿que ruede? Esta lista de tareas la establezco entre lunes y miércoles y los jueves y viernes los dejo libres para poder “rolear” las cosas que no logré realizar entre lunes y miércoles.
  3. El Calendario: Todo lo que he anotado en el Workflow, pasa automáticamente al calendario ya que aquí además de establecer las fechas, también establezco la cantidad de horas al día que debo dedicar a cada tarea. el iCalendar instalado en mi MAC es un gran aliado para llevar este control.

Todos estos trucos los aprendí del curso de Lisa Congdon en Creative Live que les recomiend…no, ¡que les suplico! que hagan. El curso se llama Workflow, Time Management and Productivity for Creatives.

Ahora sí. ¡Empecemos!

5:30 AM
A esta hora estoy despertando y despegando mi cuerpo de la cama. A veces de un brinco estoy de pie, pero a veces me cuesta un poquito más. Y ¿por qué tan temprano? ya verán…

6:00 AM
Preparo café, enciendo la compu y subo las publicaciones que tengo programadas para redes sociales de ese día.

6:30 AM
A esta hora estoy revisando mi correo y avanzando con cualquier cosa administrativa como revisar cotizaciones, responder mensajes, adelantar o repasar las noticias rápidamente.

7:00 AM
A esta hora ya estoy listo para la batalla. Abro el workflow y el calendario, para revisar todo lo que hay programado durante el día. Empiezo a meterle duro al trabajo. Regularmente dedico un máximo de 2 horas por tarea; una vez cumplido ese tiempo, hago una pausa para relajarme, estirarme un poco y continuar con otra cosa diferente.

11:00 AM
Si estoy cool con el volumen de trabajo, tomo una siesta de 30 min. (lo que fácilmente era el coffee break en una oficina). Pongo la alarma para que no pasarme.

12:00 PM
Mi estómago es un reloj. A esta hora empiezo a alistar el almuerzo. Hago un gran esfuerzo para tener todo listo desde el día anterior, es lo mejor, pero si no puedo, intento preparar algo rápido de 20 min. y almorzar. La meta es no comprar nada a domicilio para salir del paso.

1:00 PM
Terminé de almorzar y reviso nuevamente mis cuentas de redes sociales para responder a alguna consulta o comentario. Hoy día contestar a los mensajes de IG o Whatsapp es casi lo mismo que dar seguimiento a correos.

2:00 PM
Continúo con las tareas del calendario. A veces me tomo un café por las tardes cuando siento algo de sueño. Si tengo cita programada con un cliente, me alisto para salir y termino mis tareas en algún café. Nunca salgo sin la libreta.

5:00 PM
Procuro dejar las tareas hasta esa hora y no distraerme con cosas de trabajo, salvo que sea algo realmente urgente que requiera extra tiempo. Durante la temporada seca, salgo a caminar al parque o pasar la tarde en una cafetería dibujando, cuando llega la temporada de lluvia, salgo menos pero igual busco como ocupar mi tiempo en cosas que me nutran.

7:00 PM
Si no estoy regresando del parque, estoy en casa relajándome, meditando o avanzando en algún curso por internet que esté tomando.

8:00 PM
Si me queda tiempo, miro un rato Netflix, dibujo o leo algunas páginas de un libro.

10:00 PM
Mis ojos ya se empiezan a cerrar. A veces me excedo un poco con el café (estoy trabajando en esto), y no cierro los ojos hasta las 12 medianoche, pero si me acuesto más tarde, sé que al día siguiente me costará más trabajo levantarme.

Los fines de semana son sagrados y si quiero trabajar un sábado o un domingo, es una decisión que yo tomo y no está condicionada a llamadas telefónicas o mensajes de clientes. Los quiero y respeto mucho, pero no los atiendo los fines de semana.

Todo esto tal vez suene muy “cuadrado” para algunos, pero sea cual sea tu rutina, lo importante es lograr balance entre trabajo y vida personal. En mi caso me siento más productivo durante la mañana y cosas tan sencillas como “bloquear tiempo” o descansar y alimentarse bien, resultan ser un “game changer” a la hora de trabajar.

Para terminar una recomendación: Si por alguna razón lo que estaba programado no sale o el calendario va por un lado y tu por otro, no te estreses. Yo solía estresarme mucho, pero cuando comprendí que “no era el fin del mundo” encontré otras formas de sacar el trabajo adelante.

Si tienes otras ideas de cómo llevar el trabajo o sientes que te cuesta mucho, conversemos. El intercambio creativo siempre es buena idea para compartir y aprender.

Ahoy


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.