Con estilo

Cuando tomé la decisión de lanzarme al mundo de las artes visuales, se abrió ante mis ojos un universo de posibilidades. Fue abrumador; yo tenía una vieja libreta con algunos dibujos mal que bien trabajados y al mirar el trabajo de grandes de la industria de la ilustración, supe que tenía que encontrar mi propio lenguaje para vender mis servicios; necesitaba encontrar mi propio estilo.

Style_01

Tenía muchos temores y dudas en cuanto a cómo desarrollar un estilo, pues todo lo que dibujaba, terminaba pareciéndose al trabajo de alguien más. Trataba de usarlos como referencias, pero era difícil traer algo nuevo a mi mente y convertirlo en algo propio.

Al día de hoy, no me atrevo a decir que tengo un “estilo propio” pues continúo en búsqueda y la experimentación, sin embargo, con el paso del tiempo he notado que mi trabajo ha adquirido cierta personalidad con la que se identifican muchos de mis clientes, resultando en proyectos que disfruto mucho hacer.

Llegar a este nivel involucra un largo proceso al cual queremos darle “skip” como una canción del playlist que no nos gusta. Lo cierto es que ese proceso es necesario para encontrar el estilo y hoy te quiero compartir algunas de las prácticas que me han servido para encontrar voz propia a través del dibujo:

1. Experimenta y documenta.

En una ocasión escuche en un podcast a Darren Booth, ilustrador norteamericano, referirse al estilo de su trabajo y cómo había llegado a encontrarlo. Él decía que la experimentación era clave y documentar todo lo que hacía durante este proceso, era necesario para llegar a un resultado. Es importante que conserves todos los trabajos que haces y que lleves tu propia bitácora, para que después de un tiempo prudente, puedas visualizar todo el trabajo junto y encontrar el hilo conductor que traza el estilo. Cuenta Darren que al principio hacía pintura sobre papel, luego experimentó con collage y finalmente logró una atractiva mezcla de ambos que le dan un aspecto muy orgánico a su trabajo. Míralo aquí

2. No lo busques, deja que te encuentre.

Uno de los errores que cometía al principio, era trabajar en función de la búsqueda del estilo. Cuando dibujaba personajes, me esforzaba mucho por dibujar narices de cierta forma o utilizar una paleta limitada de colores, pero esto lo que hizo fue frustrarme. Dejé aquel interés colgado y empecé a dibujar para mí sin importar el aspecto de mis dibujos. Con el tiempo y de manera no intencional, había encontrado una línea visual que funcionaba y luego aplicaba en trabajos para mis clientes con resultados satisfactorios. Permitir que el proceso sea orgánico, aporta mucha autenticidad a tu estilo.

Style_02

3. Desenchúfate.

Jamás encontrarás estilo propio si estás husmeando todo el tiempo en las cuentas de redes de otros artistas. Es bueno de vez en cuando echar un vistazo a lo que hacen ellos, pero es mucho mejor cuando te das la oportunidad de crear desde cero lo que tu imaginación te dicta y luego mirar lo que otros han hecho. Cuando yo empiezo un proyecto, mirar instagram o pinterest es la última actividad de mi lista, y lo hago solo para asegurarme de que lo que hice no se parece a algo que ya exista. Si lo hiciera desde el principio para “inspirarme” como suelen decir muchos, estaría contaminando mi proceso creativo.

4. Cuenta tu historia.

Tener un estilo no significa pintar todo con la misma técnica o usar la misma paleta de colores. Se trata de impregnar el trabajo en diferentes formas, cuidando siempre que exista congruencia entre cada pieza. En mi caso por ejemplo, yo he creado mis propios mundos como @nosgustaelmar que cuenta historias de amor inspiradas en el mar, o #10amEnCalzoncillos que narra jocosas anécdotas de un ilustrador independiente. Ambos estilos siguen líneas congruentes con el discurso que plantean. Para Nos Gusta el Mar, los colores suaves y delineados en blanco y negro transmiten romanticismo o melancolía;  para 10AM, los colores fuertes y contrastantes, le dan vida al personaje en cada una de sus divertidas situaciones.

5. Enfócate

No puedes pintar hoy un lienzo con óleos y mañana hacer caricaturas. Si bien experimentar te permite jugar con diferentes elementos, debes procurar tener una línea definida sobre la cual quieres trabajar. Por ejemplo: Si lo que te gusta es dibujar aves, entonces puedes empezar pintando aves con acuarelas, luego acrílico, tal vez quieras  pasar al collage, incluso a la escultura. Lo que no puedes hacer es empezar dibujando pájaros y terminar armando aviones de guerra. Una cuenta que disfruto mucho ver siguiendo esta línea es la de Dinara Mirtalipova con un estilo “folk” que aplica sobre diferentes medios como papel, madera, textiles y otros. Puedes ver su trabajo AQUÍ.

Style_03


Espero que te hayan gustado estos consejos y que te sirvan para trazar la dirección de tu estilo propio. Si tienes otros tips que quieras compartir o preguntas que quieras hacer, estoy a un DM de distancia en redes sociales o aquí en mi página web.

Ahoy