Trabajar solo y sobrevivir a la vez.

El último trabajo que tuve fue junto a un equipo de 15 increíbles compañeros de oficina con quienes compartía 8 horas de trabajo entre risas, tensión y muchos logros. Ahora que trabajo por mi cuenta, el panorama ha cambiado por completo y aunque tiene su lado bueno, también tiene uno no tan bueno del que nadie me advirtió cuando dí el salto.

En las últimas semanas he estado trabajando sin descanso en proyectos que me apasionan, pero al mismo tiempo, y tal vez sin darme cuenta, he estado algo ausente de mi círculo de amistades, no he conversado tanto con mis familiares y la última vez que salí por la noche a divertirme con mis amigos fueeeee.


Para explicarte mejor de donde viene todo esto, pasó que estando una tarde de sábado en un café, llamé a una amiga para preguntarle cómo se encontraba; en el fondo lo que yo necesitaba era estar en contacto con alguien.

Había caído en cuenta de que llevaba demasiado tiempo solo metido en mi trabajo y eso me estaba enfermando (emocionalmente).

En la conversación que tuvimos mi amiga y yo, ella me decía que necesitaba salir más y rodearme de gente. Yo le decía que para algunos es muy fácil lograr eso porque son extrovertidos o como dice mi madre “tienen sangre para la gente”, pero hay quienes no la tienen tan fácil. En lo que sí estuvimos ambos de acuerdo, es que cuando empezamos a sentirnos así, tenemos que actuar rápido para que ese malestar no se prolongue por mucho tiempo.


Al inicio cuando me empecé a ocupar yo mismo de mi negocio, todo fluía bastante bien. Me rodeaba de gente con el “hustle” escrito en la frente, iba a cuanto evento de emprendedores apareciera en el calendario y me la pasaba leyendo libros de cómo triunfar siendo “freelance”, pero como dice la canción “todo tiene su final” y llegué a un punto en el que me cansé de tanto brinco.

Empecé a apartarme de aquel “boom de emprendimiento” para dedicarme más a mis cosas, pero el problema es que si no vuelves a conectarte con algo que te inspire y te ayude a sacar lo mejor de ti, va decayendo tu ánimo y empiezas a perder la dirección.

BlogCover-28May2019

Yo he pasado por esa situación varias veces, y aunque me has visto sonriente haciendo videos en instagram, escribiendo en este blog y compartiendo siempre todo lo que aprendo de la vida como independiente, sería un gran mentiroso si te dijera que todo el tiempo es así. Los caminos hacia los sueños son cuesta arriba, espinosos, llenos de incertidumbre y con múltiples barreras.

Una de esas barreras a las que me enfrento todos los días, es trabajar solo. Si ese es tu caso, me gustaría compartirte algunas de las cosas que suelo hacer para mantenerme animado y optimista, cuando estoy a punto de colgar los guantes:

1. Medito (sea cual sea tu religión, la meditación devuelve la confianza).

2. Planifico un viaje de fin de semana a mi lugar favorito.

3. Repaso mis escritos (si no escribes, tal vez es un buen momento para empezar).

4. Leo un libro que de verdad me guste.

5. Me ejercito con la frecuencia que sea necesaria.

6. Me mantengo en contacto con mi familia.

7. Celebro cada pequeño logro con algún amigo (siempre hay algo que celebrar).

8. Empiezo mis días temprano y termino mis días temprano.

9. Pido perdón y me perdono por los errores que he cometido.

10. Bailo y canto en medio de la sala las veces que pueda.

11. Busco cosas nuevas que aprender. (¡Estoy tomando lecciones de canto!)

12. Cambio el lugar de trabajo 2 o 3 veces al mes.

13. Me reuno con amigos que SON artistas y comparto con ellos un buen rato de intercambio creativo.

14. Me reuno con amigos que NO son artistas y trato de aprender todo lo que pueda de su mundo.

15. Hablo con niños para nutrirme de su inocente sabiduría.

16. Asisto a eventos culturales, preferiblemente al aire libre.

17. Mantengo mis cuentas al día y evito en lo posible pedir préstamos.

18. Me visto bien para sentirme bien trabajando desde casa.

19. Busco hacer colaboraciones con otros artistas/amigos independientes que solo quieran divertirse haciendo algo diferente (poner dinero en medio lo arruina todo).

20. Me miro al espejo y hago el mejor esfuerzo por aceptarme como soy, física, mental y espiritualmente.


Espero que esta lista te inspire a seguir adelante. En el mundo del emprendimiento solo escucharás lo cool que es ser tu propio jefe, pero pocas veces te hablarán de que hacer cuando la batería está baja. Cuando eso suceda, mi consejo es que te mires donde estabas antes de empezar este viaje, que veas donde estás ahora y te des cuenta que SÍ lo pudiste lograr.

¿Qué otras cosas agregarías a la lista?

Ahoy

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.