Mis respuestas a 5 preguntas sobre cómo dar el salto al mundo freelance sin renunciar a ser artista.

ENGLISH VERSION


Un día mientras actualizaba mi página web en wordpress, noté un anuncio interesante sobre un tal “wordcamp” que iba a tener lugar en Panamá. Si bien soy usuario de wordpress, nunca había interactuado con una “comunidad digital” que utilizara la herramienta, y mucho menos en Panamá…hasta ahora.

Blog-Wordcamp-1 Continue reading “Mis respuestas a 5 preguntas sobre cómo dar el salto al mundo freelance sin renunciar a ser artista.”

¿Por qué todavía no tengo un iPad Pro?

Desde hace un par de meses estoy fantaseando con un iPad Pro. He visto que muchos de los artistas y colegas que sigo han estado trabajando con él y mi primera impresión fue “otro juguete más que nos quiere vender Apple”, pero al ver todo lo que se puede hacer con el app Procreate, entré en un dilema…¿Lo compro y me hago la vida más fácil o sigo fiel al trabajo artesanal que he venido haciendo? Continue reading “¿Por qué todavía no tengo un iPad Pro?”

Trabajar solo y sobrevivir a la vez.

El último trabajo que tuve fue junto a un equipo de 15 increíbles compañeros de oficina con quienes compartía 8 horas de trabajo entre risas, tensión y muchos logros. Ahora que trabajo por mi cuenta, el panorama ha cambiado por completo y aunque tiene su lado bueno, también tiene uno no tan bueno del que nadie me advirtió cuando dí el salto. Continue reading “Trabajar solo y sobrevivir a la vez.”

Con estilo

Cuando tomé la decisión de lanzarme al mundo de las artes visuales, se abrió ante mis ojos un universo de posibilidades. Fue abrumador; yo tenía una vieja libreta con algunos dibujos mal que bien trabajados y al mirar el trabajo de grandes de la industria de la ilustración, supe que tenía que encontrar mi propio lenguaje para vender mis servicios; necesitaba encontrar mi propio estilo.

Style_01 Continue reading “Con estilo”

Mi Primera Plumilla

Coffee Break | Revista Ellas | Edición N° 1509
Escrito por: Sarita Esses | Editora de Especiales.


Yo trabajaba en un banco. Hace como cinco años me enteré por un amigo que la artista Camila Bernal, conocida como Remedios, iba a dictar un taller de tinta sobre papel en la Universidad de Panamá. Compré todos los materiales, incluyendo esta pluma.

El día del taller empezó a caer un señor aguacero. Me fui desde mi trabajo, mojándome con mi cartulina y chécheres, hasta allá, y cuando llegué, el salón era una caja de zapatos. Empezamos haciendo ejercicios y dibujos, y yo con la plumita. Al terminar regresé a mi casa con las hojas todas manchadas y el enredo que había hecho, pero continué. Rayar hojas con esta pluma se volvió algo religioso. Lo hacía todos los días.

Con el paso del tiempo empecé a hacer ilustraciones y pequeñas exhibiciones. Compré materiales de mejor calidad, sets de plumas mucho más sofisticados, pero no era lo mismo. Esta es la pluma con la que yo me siento feliz. Para mí, lo especial de todo esto, es cómo una cosa tan sencilla puede marcar un antes y un después. Yo trabajaba en el mundo financiero, hacía cosas radicalmente opuestas. Siento que quien soy y lo que hago ahora nació ahí, en ese saloncito apretado, en esa tarde-noche lluviosa.